sábado, 16 de diciembre de 2006

Mi gran empresa

Acostumbrado como estaba a que las empresas dieran por sentado que podían hacer uso de mi coche, mi teléfono y cualquier "mi" que les fuera necesario, trabajar en la actual me parece un regalo.
No domino aun el tema de las grandes empresas pero estoy seguro que una empresa que pone un ordenador nuevecito en la mesa nuevecita de cada uno de los nuevos trabajadores que entran cada semana, es una gran empresa.
También estoy seguro que una empresa que se permite el lujo de mandar a un pringao como yo en avión para asegurarse que el papeleo urgente sigue su curso (cosa con la que no se puede contar en la mayoría de los casos si contratas una empresa de mensajería) es una gran empresa.

El hecho de que todos los meses haya un par de entierros de familiares de compañeros de trabajo es indicativo de una gran empresa.

La cantidad de países sobre los que despliegue esta gran empresa sus tentáculos me trae sin cuidado, pero que como premio de fotografía para un concurso en el que apenas han participado 4 gatos se entreguen 3 cámaras digitales recién salidas del horno con lente Carl Zeiss, 10 megapixels y pantalla táctil de 3 pulgadas, eso, eso...eso de que no me haya tocado a mí es una putada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada