sábado, 16 de diciembre de 2006

Manos libres ocupadas

Los teléfonos tienen una opción llamada manos libres que permite escuchar al interlocutor por el altavoz a un volumen considerable (y modificable). Esa opción se utiliza mucho últimamente para evitar multas.
El problema es que en las instrucciones no pone (se sobreentiende) que dicha opción sirve para no tener que sujetar el teléfono con las manos.

En futuras instrucciones deberían aclarar que no sirve de nada conducir con las dos manos sobre el volante aplastando el móvil -que está en una de ellas- o ponérselo a la altura de la boca aunque alejado para demostrar que la opción está activada.

Decía mi amigo Migue (el director) hace mucho tiempo que la gente no usa los intermitentes porque vienen de serie, que si fueran un extra que encareciera el producto la gente pondría 10 intermitentes en cada lateral y los usaría siempre.
Con el manos libres debe suceder algo parecido. Solo se usa correctamente cuando se compra a parte, cuesta una pasta y hay que hacer instalación. En esos casos sí que agarran fuerte el volante tras darle al botoncito, y hablan alto, muy alto, mirando a la carretera.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada