jueves, 7 de agosto de 2008

Cambios

Tanto tiempo sin pasarme por aquí que ni recordaba la contraseña. Claro que el olvido también podría deberse a que toco tres ordenadores al día con tres sistemas operativos distintos y tres firefoxes con sus correspondientes cuentas de correo con distinta contraseña.

Ubuntu Mac y Vista.
Los dos primeros se parecen mucho. Creo que Ubuntu es el hermano feo de mac que además no sabe vestir conjuntado y Vista es el primo constantemente preocupado por el qué dirán y su reflejo ante el espejo sin ver que lleva un monigote en la espalda que pone TONTO en mayusculas.

El cirujano me revisó la herida y dijo "un mes de baja y luego tres meses sin hacer esfuerzos".
cinco días después estaba entrando en mi actual oficina para realizar una entervista sorpresa como segundo plato (o postre) a una sugerencia laboral de lo más apetecible.
No hablo mucho del trabajo por dar un margen de tiempo suficiente antes de que me cojáis en un renuncio al decir: No sirvo, no me gusta, no encajo, no lo soporto. Antes de decirlo en caso de que así fuera.
Lo del renuncio sería en caso de que la cosa acabara así (como ha pasado en ocasiones) y yo hubiera contado lo que pienso ahora. Así que mejor me ahorro lo de que parece que hay buen rollo, que trabajo con gente joven en una empresa joven con proyectos que ilusionan; que tengo en mi mesa un flamante iMac 24" recien sacado de la caja, que no solo puedo escuchar música mientras trabajo sino que forma parte del mismo, que puedo ir a trabajar en camiseta y chanclas y el único problema sería que mi jefe llevará una más chula que la mía.

No voy a decir nada porque hay que esperar un tiempo prudencial, como el que he esperado hasta estar seguro de que estoy esperando un hij@ y descartar que la barriga de Soft fuera pura envidia de la mía.

Su cuerpo cambia. Le hacen gracia las comparaciones que hago y que por supuesto no me dejará hacer públicas.
Yo también he cambiado. Ahora tengo más kilos y menos pelo, y una cicatriz en el pubis que tiene super intrigada a mi sobrina. Siempre me pregunta por la pupa y si es muy grande, a lo que yo contesto que sí, que es grandísima. ¿Da miedo? me pergunta. Mucho. Y en seguida le pido que me cuente uno de sus chistes inventados que obligatoriamente tienen a un tomate por protagonista y algún animal como partenaire.
Chistes como el de la vaca que estba comiendo tomates y vino un burro y le dijo: The times they are changing...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada