lunes, 11 de enero de 2010

El próximo Google no se creará en España: efectos colaterales de la ley Sinde

 
 

Sent to you by deniman via Google Reader:

 
 

via Error500 - Tecnología + Internet + Conocimiento by Antonio Ortiz on 1/11/10

Hoy ha sido publicado el texto completo del Anteproyecto de Ley de Economía Sostenible (en Meh.es, formato PDF) con los cambios introducidos en la Disposición Final Primera tras todo lo acontecido tras el manifiesto y la observación por parte de la clase política de los efectos en la opinión pública.

Sobre los cambios introducidos poco puedo añadir a los análisis realizados por gente como David Maeztu, Enrique Dans, Julio Alonso, La aldea irreductible, Andy Ramos y Versvs. El resumen de noticias es que el gobierno quiere ceder el control de internet a las gestoras de derechos y a las industrias tradicionales de los contenidos.

Sólo quería resaltar algo que me preocupa adicionalmente más allá del atropello a las libertades y al derecho a la defensa, cómo estas medidas que plantea el gobierno de cierre de webs por un órgano administrativo constituyen un incentivo negativo para la innovación. Si pensamos en servicios como Google, Flickr, Youtube, Twitter, Digg, Facebook, Blogger... todos tienen en común que son susceptibles de ser utilizados para enlazar / encontrar / almacenar contenidos con copyright, todos estarían amenazados por la censura, con una losa de inseguridad jurídica habilitada en una ley llamada de "Economía sostenible". Pintoresco nombre, porque precisamente los modelos de distribución y promoción de contenidos dibujados por estos servicios son los que tienen sentido y están siendo adoptados en internet y no es lo que precisamente esta ley impulsa, sino todo lo contrario.

Se trata de un sacrificio de las pocas posibilidades que hay de que desde este país se contribuya a los nuevos modelos para los contenidos en la red, mientras se abraza el TDT como modelo para la red, se subvencionan los portales-coartada que sirven para decretar que "internet no funciona" y se intenta un imposible: que nada cambie, que los que hacen negocio sigan haciéndolo igual, con los mismos márgenes y que ante tal dislate nadie proteste. El próximo Google no se creará en España, es lo más probable en todo caso, pero sin duda esta ley no hará sino contribuir con ello. No está mal recordarlo cada vez que oigamos a un político hablar de innovación y cambio de modelo.


 
 

Things you can do from here:

 
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada