miércoles, 22 de abril de 2009

In love

Iba a hablar de mi nuevo amor.
De como juega conmigo y se duerme cuando me despierto para ir a trabajar evitando darme un beso.
De como saca la lengua cuando acerco la cara para besarla, jugando.
De como se deja acariciar, poco tiempo, el justo antes de cogerme el dedo y chuparlo o morderlo suavemente, jugando.
Del silencio. De ese silencio que por primera vez permito cuando estoy con otra persona.
No me importa pasar el tiempo sin hablar, simplemente disfruto mirándola mirarme.

Os iba a contar que mi nuevo amor me quita el lado de la cama, y no me importa. Me lo ensucia, me lo moja, me lo llena de babas.
Os iba a contar que aúlla dulcemente cuando quiere llamar mi atención, y que yo también aúllo. Estamos aprendiendo a hacerlo de forma sincronizada. Es divertido.
Iba a hablar de las ganas que tengo de comérmela, de apretarla fuerte hasta introducirla dentro de mi para llevarla ahí durante meses como ha hecho su madre.

Iba a hablar y hablar y hablar pero ya me conocéis, si empiezo no paro y no quiero haceros perder tiempo. Es un bien escaso hoy día y deberíais dedicarlo a buscar un amor como el que yo estoy disfrutando.

2 comentarios: