sábado, 23 de junio de 2007

- Un amigo de la infancia se empeñaba en contarle a Soft que de adolescente yo "iba de fuertecito y guapito".
Nunca he ido de fuertecito porque estaba fuertecito -cosas del deporte, fíjese usted- y nunca he ido de guapito.
Aun así, resulta un poco molesto escuchar esa palabra: "iba".
Todo el mundo me da cariñosos recuerdos para mi padre, y muchos amigos de la infancia confiesan haber estado "enamorados" de mi hermana.

- Nunca más volveré a beber, nunca más volveré a beber, nunca más volveré a beber, nunca más volveré a beber, nunca más volveré a beber, nunca más volveré a beber, nunca más volveré a beber...

Me sonaba su cara. Le pregunté donde vivía:
- Entonces debes conocer a ----. Una niña muy guapa.
- Es mi hermana.
Encima el tío era bético. Dice que lo de Marcelino está hecho y se anunciará el lunes. A mi me extraña que Lopera haga algo con sentido común, y más si significa darle la razón a Serra Ferrer.

- Una pena marcharme. Me perdí el proceso de seducción a la mulata con melena de león. Ahora que caigo me recordaba a la Spice.
Parece que, al contrario de lo que pensaba, alguien pasó una noche "picante".

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada