lunes, 26 de marzo de 2007

Blanco Cerrillo

En pleno centro de Sevilla, en una calle abarrotada de tiendas de ropa y zapaterías existe un bar semiescondido, estrecho, siempre lleno.

En pleno centro de Sevilla, en una calle abarrotada de tiendas de ropa y zapaterías existe un olor a boquerones en adobo que no se pué aguantá.
Esa es su tarjeta de visita. No hay cartel más luminoso.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada