martes, 4 de noviembre de 2008

EXPLO CONTROL (LA HISTORIA DE EDUARDO DÍAZ DEL RÍO)



 
 

Sent to you by deniman via Google Reader:

 
 

via MI MESA COJEA by jose@mimesacojea.com (Jose A. Pérez) on 11/3/08

Si el coche oficial de cualquier político sufriera hoy un atentado terrorista, si explotara una bomba en los bajos, si fuera tiroteado o lanzado desde un precipicio, su depósito de gasolina no explotaría. En ningún caso. Garantizado al 100%. El responsable de que así sea es español y se llama Eduardo Díaz del Río.
El padre de Eduardo era marino mercante. De niño, Eduardo estaba obsesionado con la seguridad de su padre. Sabía que muchos marinos morían cada año víctimas de explosiones provocadas por chispas en los depósitos de los barcos. A tal punto llegó su obsesión que decidió estudiar química y dedicar su vida a tratar de resolver aquel problema.

Su dedicación obtuvo sus frutos en forma de una aleación que se comercializa en todo el mundo con el nombre de Explo Control. Su uso no puede ser más sencillo: se introduce en cualquier depósito de combustible, y en caso de que el fuego penetre en él, la aleación absorbe la energía de la onda calorífera, evitando el aumento de presión y la consiguiente explosión.

El ejército español utiliza Explo Control. Los vehículos oficiales de medio mundo lo usan. Tu coche y los aviones de pasajeros no. Y los barcos mercantes, me temo, tampoco. ¿Y eso por qué?

Eduardo lleva desde 1989 tratando de dar difusión a su patente, que podría salvar miles de vidas al año. En una ocasión TVE le llamó para que presentara su invento en el Telediario. El reportaje jamás se emitió, sin que nadie le diera explicación alguna. Numerosos programas de televisión de cadenas privadas le han invitado, pero los reportajes rara vez han salido en antena.

La semana pasada, "El Hormiguero", programa de Cuatro, entrevistó en directo a Eduardo Díaz del Río. Durante 11 minutos, el propio Eduardo mostró las cualidades del producto (ver video abajo). Nadie trató de impedirlo sencillamente porque su intervención no fue previamente anunciada.

La razón por la que Explo Control, un producto que podría revolucionar la seguridad en casi todos los ámbitos, no ha tenido apenas difusión mediática debe buscarse en dos grandes y poderosísimos lobbys.

El primero de ellos es la industria petrolífera, que se vería obligada a  adaptar todas sus instalaciones (refinerías, gaseoductos, almacenaje, camiones, bidones…).

El segundo lobby es el de las aseguradoras. En caso de que Explo Control tuviese una difusión masiva, las compañías aseguradoras de todo el mundo se verían irremediablemente forzadas a cobrar cuotas muy inferiores, ya que se eliminaría la posibilidad de explosión de los depósitos de carburante provocando que millones de pólizas quedasen obsoletas.

Cuenta Eduardo que, desde hace años, cierta empresa petrolífera española anda detrás de él con el ánimo de comprarle la patente. Eduardo sabe bien para qué –para guardar el invento en un cajón- y se niega, por tanto, a vendérsela.

Pero Eduardo no se rinde, por eso afirma rotundamente que la mayor parte de las personas que fallecieron en el accidente de Barajas del pasado agosto podrían ahora seguir vivas. ¿Te parece una afirmación fuerte? Piensa que eso se dijo en prime time, ante 2 millones de personas, y a día de hoy, nadie ha dicho que no sea cierto. Por algo será.



Aquí, un artículo de El Mundo sobre Explo Control (año 2005).

Gracias a Pablo Ibáñez por la documentación.


 
 

Things you can do from here:

 
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada