viernes, 6 de junio de 2008

Después de una hora de conversación telefónica con Viilla -Don José María Villalobos desde que es blogger profesional- Soft me dice que no dejo hablar ni cuando me llaman por teléfono.
Suena cutre pero mi respuesta se aproxima a algo así como "he llamado yo". Como si el hecho de que tuviera algo que decirle implicara que no puede decirme nada. Y lo que es peor, sabe que si es él el que llama la cosa será igual.

Tanto tiempo enclaustrado sin hacer ejercicio no es bueno para el coco, de los demás.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada