martes, 19 de junio de 2007

Ubicuidad 2.0


Se está convirtiendo en un juego, placentero, para que negarlo, esto de redescubrirme dentro de los servicios y webs que se van recomendando por la blogsfera.
La insoportable levedad del ser betatester (aficionado) me lleva una y otra vez a estar ahí, presenciando el nacimiento -y por lo general perecimiento- de cuantas ideas y utilidades surgen.
Si hace unos días comprobaba desde cuando me viene decepcionando Lastfm, y esta tarde me sorprendía de que uno de mis gurús de los blogs hablara de que "nos llega picnik, un editor de fotos online" y bla bla bla. Pensé: "¿nos llega? si no llevo al menos 6 meses utilizando picnik me corto 2 post al azar".

Bueno, el remate viene con el $oniquete que me produce el post de Enrique Dans. ¿mystrands? ¿mystrands? Me suena el nombre pero más me suena el logo. Y tanto, solo que el "strands" que a mi me suena es musicstrands (que es lo mismo) y sí, también estuve allí a principios del 2005, o al menos eso dice mi cuenta, una cuenta que por supuesto no uso porque también encontré más peros que pros, pros muy parecidos a los de lastfm por cierto. Pero no estoy aquí para dar una opinión razonada sobre cosas serias porque no soy un blogger a tomar en serio, ni soy serio ni soy blogger (reconozco que me emocioné hace unas semanas al leer a chavalina llamarme blogger como efecto colateral al tema de unas camisetas).

También leo acerca de la promoción de YOIGO que regala los sms que enviemos el 21 del presente mes. Y pienso, dentro de un tiempo, si yoigo me sigue mereciendo la pena, empezaré a recomendarlo, y convenceré a algunos amigos, y un 1% de ellos me lo agradecerá reconociendo mi consejo y yo diré...

PD: Este post sin duda entraría en la categoría "yo fui de los primeros" que merece un MEME y que tanta gracia hace a sz9. Y hablando de sz, no le he dedicado tiempo a investigar pero me resulta de lo más curioso que al pinchar el enlace que fuera, mystrands me llevara a la página de Nike.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada