viernes, 21 de diciembre de 2007

Carlos era mi mejor amigo.
Uno de los dos se hizo una herida en la mano y el otro se cortó en un
dedo para mezclar nuestra sangre y estrechar más aun nuestros lazos.
En aquel hermanamiento le prometí que pondría su nombre a mi hijo.

Lo malo de tener una crisis de identidad es que te reencuentras tras
25 años y no puedes evitar compararte y perder en la comparación.
Encima está guapo el cabrón

--
Sent from Gmail for mobile | mobile.google.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada